Seleccionar página

Desde la Fundación V. Centenario queremos ofreceros una vista rápida a las distintas conmemoraciones de batallas que se realizan en Europa. Estas batallas tienen un denominador común: están situadas entre los Siglos XV-XVI, misma época que la 1º Batalla de San Marcial.

Gracias a estas, te podrás hacer una idea de cómo se desea representar la batalla de Irun en los próximos años. Esperamos que te provoque el interés de conocer un poco más la historia de nuestra ciudad.

1º Batalla de Bosworth (1485)

Comenzando con las conmemoraciones, nos remontamos al Siglo XV a la batalla de Bosworth (1485). Esta fue la batalla decisiva de la guerra de las Dos Rosas: larga lucha entre las casas York y Lancaster para conseguir el trono de Inglaterra. La casa York contaba con Ricardo III, quien fue el último rey de la dinastía Plantagenet; mientras que la casa Lancaster tenía como aspirante a la corona a Enrique Tudor (más tarde Enrique VII). La batalla acabó con la muerte de Ricardo III en los campos de Bosworth, proclamándose el inicio de la dinastía Tudor.

A la hora de su representación, se conmemora la batalla de Bosworth con una visita guiada sobre los terrenos donde ocurrió la batalla final, ofrecida por Mike Ingram: escritor de varios libros y artículos relacionados con la historia medieval de su ciudad (Northampton), académico y guía turístico.

Por otro lado, se realiza un combate representativo con las armas, trajes y personajes del momento de la batalla. Este último año se realizó una grabación a modo de documental sobre los hechos específicos que ocurrieron, con el fin de dar a conocer y poner en valor la historia de las ciudades de York y Lancaster.

Otra gran propuesta es la maqueta que representa el campo de batalla de Bosworth, el cual se ha realizado con mucha precisión por manos de un gran equipo conocedor de las técnicas de pintura y maquetación. Finalmente, el investigador y escritor inglés centrado en la historia del S. XV, Nathen Amin, ofrece una ponencia sobre la toma de poder de la casa Tudor.


2º Batalla de Lepanto (1571)

La segunda batalla pertenece a la de Lepanto, uno de los grandes acontecimientos dentro de la historia de Europa, concretamente en la ciudad griega de Náfpaktos (Lepanto) en el año 1571. En ella, se enfrentaron el Imperio Otomano y la Liga Santa, una coalición católica formada por: el Reino de España, los Estados Pontificios, la República de Venecia, la Orden de Malta, la República de Génova y el Ducado de Saboya.

Gracias a la gran fuerza naval que reunieron los católicos de la Liga Santa, estos resultaron vencedores a órdenes de Juan de Austria, salvándose solamente 30 galeras otomanas. Esto provocó que la expansión del Imperio Otomano por el Mediterráneo occidental se retirara.

Como curiosidad, Miguel de Cervantes también participó en la Batalla de Lepanto. Pero por desgracia fue disparado y resultó herido, quedando inútil su brazo izquierdo y haciéndose conocido por el apodo de “el manco de Lepanto”. Describió esta vivencia suya como “la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos, ni esperan ver los venideros”. Hasta introdujo este pasaje en su mundialmente conocida novela “Don Quijote de la Mancha”.

Cada octubre, la ciudad de Nafpaktos acoge la recreación de la batalla naval en las aguas del puerto de la ciudad griega, para conmemorar la Batalla de Lepanto. Además de la representación de la batalla, se realizan diferentes actos durante los siguientes días: competiciones de navegación, exhibición en miniatura de los barcos de la batalla, lecturas de textos históricos de la época, tours guiados por el castillo y por el museo Botsari de Nafpaktos. La celebración acaba el último día con una Santa Misa y una procesión que recorre el pueblo hasta llegar al puerto.


3º Batalla de Empel (1585)

La última batalla, y no por ello menos importante, es la de Empel (1585) ocurrida en Zamora, donde el ejército del Imperio español venció a las tropas de las provincias sublevadas holandesas. Todo esto se centra en el marco de la Guerra de los Ochenta Años, en la cual las Diecisiete Provincias de los Países Bajos (hoy conocidas como Bélgica y Luxemburgo) se alzaron contra su soberano: el que era también rey de España.

En este suceso de la guerra de Flandes, el Tercio Viejo de Zamora combatía en la isla de Bommel, donde se encontraba sin munición, ni alimentos y con enfermedades, viéndose acorralado la madrugada del 8 de diciembre. Así, los holandeses aprovecharon la ocasión para rodear el islote, dejándolos más indefensos aún. Fue entonces cuando el Imperio encontró una tabla de la Inmaculada Concepción y atacó a los holandeses en la madrugada, ganando la batalla.

Desde este hecho, se ha conmemorado como la patrona de los Tercios españoles (actual Infantería Española) y cada 8 de diciembre se celebra como día festivo nacional de España.

Para la representación de este Milagro de Empel, el río Duero se transforma en el Mosa y la playa de Los Pelambres en la isla Bommel. Recrean cómo los lanceros, rodeleros y arcabuceros españoles se enfrentan a las tropas holandesas, abordando uno de los barcos de los Países Bajos que se enfrentaron a los Tercios. Utilizan trajes del Siglo de Oro, cascos, corazas, espadas, cañones y demás material, gracias a los cuales trasladaron a la ciudad de Zamora al Siglo XVI.